19/1/17

XIII Jornadas del Cochinillo Segoviano en Los Churrascos

José María Alcaraz y la joven con el traje regional segoviano

Ayer comenzaron las XIII Jornadas del Cochinillo Segoviano en el restaurante Los Churrascos, de El Algar. José María Alcaraz es Embajador del Cochinillo de Segovia en Murcia, titulo concedido por la asociación por la promoción del cochinillo Procose, por la defensa de este producto fuera de la capital segoviana.

Este menú del "Dorado" se podrá degustar del 18 al 29 de enero de 2017 y tiene un precio de 39,90. 

Nosotros asistimos hace dos días a la presentación a los medios de las jornadas donde José María realizó el rito del corte con plato del cochinillo acompañado de una chica ataviada con el traje típico segoviano.

Al cochinillo lo acompañan en esta ocasión  unas Alcachofas rellenas de Foie-Gras en caldo corto de de Azafrán de pelo, un Revuelto de espárragos trigueros y gulas, como entrantes. El primero lo componen unos deliciosos Judiones de la Granja o una Sopa Castellana tradicional, a elegir. El segundo es el ya mencionado cochinillo asado acompañado de una ensalada de lechuga y cebolla tierna que hacen las veces de desengrasante en boca.

Para finalizar, José María ha sustituido el tradicional Ponche Segoviano por un Cilindro de turrón caramelizado sobre crema inglesa. El menú está regado de principio a fin con un tinto Convento de Oreja Crianza de la denominación de origen de Ribera del Duero.

Agradecemos una vez más la atención que siempre nos dedica la familia Alcaraz en su casa Los Churrascos.

Cochinillos, espárragos y judiones 
Menú de las jornadas


Menú de las jornadas



José María presentando las jornadas

Chorizo a la plancha


Alcachofas rellenas de foie en caldo corto de azafrán de pelo

Revuelto de espárragos trigueros y gulas

Judiones de la Granja


Ritual del Corte del Cochinillo con el plato








Cochinillo asado

Desengrasante natural: lechuga y cebolla tierna con vinagre, aceite y sal


Vino del menú: Convento Oreja Crianza

Cilindro de turrón caramelizado sobre crema inglesa

Rollos de anís elaborados por Pepita, esposa de José María Alcaraz

18/1/17

El Club Murcia Gourmet visita el restaurante La Cava de Royán


El jueves pasado asistimos a la primera cena mensual del año 2017 del Clubmurciagourmet Sociedad Gastronómica celebrada en el restaurante La Cava de Royán, de Alcantarilla.

Los miembros del club disfrutaron de un rato de muy agradable en el restaurante degustando el menú preparado en exclusiva para ellos por el equipo de cocina encabezado por Rodi Fernández.

Al terminar la cena hicieron entrega de su placa conmemorativa a. jefe de cocina Rodi Fernández, en representación de todo el equipo del restaurante.

También le entregaron el libro dedicado a D. Raimundo González Frutos editado por este club gastronómico.
















Este es el menú que sirvieron para la cena del Club Murcia Gourmet:


Picoteo:

- Caramelo de hueva y mojama
- Pulpo al horno
- Matrimonios





Tataki de Atún con verduritas y cítricos (Bronce Madrid Fusión 2014)


Royal de foie con gelatina de monastrell


Huevos poché con trufa, cuscurros y jamón


Raya con crema de hinojo


Presa ibérica, manzana, cardamomo y canela



Final Feliz:
- Trampantojo de huevo duro con arena de galleta
- Trampantono de "Espetec"




Bodega:
- Blanc de blancs de Raventós i Blanc
- Ochoa (Moscatel)
- Figuero 4 (100% Tempranillo)
- Finca Montepedroso (Verdejo 100% Rueda)
- Figero 12 (Crianza. 100 % tempranillo)



Entrevista a Miguel Gil. Bodegas Juan Gil



Miguel Gil Vera


Con motivo del 100 aniversario de Bodegas Juan Gil entrevistamos a Miguel Gil que nos cuenta como han vivido este intenso año de actividades, clausurado con un concierto de la Film Symphony Orchesta FSO en el Teatro Fernán Gómez de Madrid.



Revista Gastrónomo: Bodegas Juan Gil ha cumplido este año su cien aniversario. Para celebrarlo han realizado varias actividades. Cuéntenos, ¿cuáles han sido estos actos del centenario?
Miguel Gil: A nivel nacional se han celebrado cuatro actos principales. La presentación del Centenario, que se celebró en Madrid en el mes de marzo, otro en Murcia en junio, en agosto en Jumilla y el acto final de cierre del Centenario de nuevo en Madrid, el día 1 de diciembre. Además hemos realizado también diferentes actividades relacionadas con el cien aniversario en 10 ciudades de Estados Unidos, uno de nuestros principales mercados y donde Juan Gil y el resto de vinos del grupo GIL FAMILY están funcionando bastante bien, en Canadá (Quebec y Montreal), Japón, Suiza y otros países.

R.G.: Uno de los actos principales fue el evento realizado en Murcia. ¿Cómo transcurrió y en qué consistió este evento? 
M.G.: Cada uno de los actos relativos a esta efemérides tan importante para nosotros han tenido su relevancia y su significado. En Murcia teníamos que hacer partícipes a nuestros clientes y hacia ellos dirigimos esta actividad en la que contamos con la asistencia de mas de 500 personas de toda la región. Se hizo una breve presentación del Grupo Gil Family para acto seguido compartir con todos unas horas de agradable convivencia en torno a los vinos del Grupo.
Y en Jumilla, nuestro pueblo, teníamos que hacer algo importante y nos reunimos unas 1.000 personas en el recinto de Bodegas Juan Gil, en una velada inolvidable en la que también se pudieron degustar todos los vinos de las diferentes bodegas que integran el Grupo Gil Family.

R.G.: El acto final se ha llevado a cabo en Madrid con un concierto conmemorativo. ¿Cómo ha sido este cierre del Centenario?
M.G.: Después de un año muy intenso, pleno de actividades y emociones, concluimos los actos relacionados con el Centenario de Juan Gil en Madrid con un concierto en el Teatro Fernán Gómez de la Film Symphony Orchesta FSO. En este acto, en el que ha participado toda la plantilla del Grupo, distribuidores nacionales, prensa y toda nuestra familia, se hizo entrega del premio, dotado con 50.000 €, al ganador del Concurso Internacional de Bandas Sonoras convocado por Juan Gil con motivo del Cien Aniversario. Ha sido un bonito y emotivo broche de oro a una serie de actos que nos han ocupado mucho tiempo, que nos ha hecho aflorar los nervios en más de una ocasión, en los que ha habido muchos momentos de tensión y muchas preocupaciones, pero también nos han hecho sentir el cariño de la gente que nos ha acompañado puntualmente en cada acto y el de la gente que está con nosotros cada día haciendo grande a Juan Gil. Por eso estamos profundamente agradecidos y convencidos de que el esfuerzo y el sacrificio dedicado al Centenario ha merecido la pena.

R.G.: Como estamos comentando, Juan Gil ha cumplido cien años elaborando vino. Nos gustaría saber cuál ha sido la evolución de la empresa desde sus comienzos hasta hoy.
M.G.: Nuestro bisabuelo se introdujo en el mundo del vino por que le gustaba, por pasión. Esta es una actividad en la que intervienen especialmente los sentimientos, las emociones, y aunque tengamos la necesidad de hacerlo un negocio rentable, para nosotros el vino no es una actividad económica más. Hemos aprendido de nuestros predecesores a amar el vino, a sentir pasión por la tierra. En cien años se ha evolucionado mucho, social, económica y tecnológicamente. Nosotros hemos evolucionado para adaptarnos a los tiempos, a los mercados, y, especialmente, a los consumidores, pero manteniendo el espíritu tradicional y la filosofía de trabajo basada en los principios y los conocimientos que se nos han transmitido a través de tres generaciones.


En la foto, los hermanos Ángel y Miguel Gil Vera


R.G.: ¿Cómo se afronta, desde una empresa familiar propietaria de una sola bodega, una expansión como la de Gil Family Estates, actualmente propietaria de varias bodegas en todo el territorio nacional? 
M.G.: Esta expansión ha sido en relativamente poco tiempo. Han sido unos años vertiginosos en los que hemos tenido que invertir mucho esfuerzo, trabajo, sacrificios personales, y también mucho dinero, pero intentando hacerlo todo con sensatez, analizando muy bien cada situación y cada nuevo proyecto, y sin precipitarnos a pesar de que a veces hemos tenido que tomar decisiones con cierta “urgencia”. 
Junto con mi hermano Ángel, y con el apoyo del resto de la familia, y rodeados de un equipo humano del que estamos orgullosos, estamos consolidando un grupo en el que nuestra principal inquietud sigue siendo el mantenimiento de unas cotas de calidad que hagan que nuestros vinos sigan siendo atractivos para los consumidores.

R.G.: Nos gustaría saber cuál es la relación de Juan Gil con el entorno que le rodea. ¿Cómo es la relación entre ustedes y los agricultores de las zonas vinícolas donde realizan sus vinos?
M.G.: Somos profundamente respetuosos con el entorno y con el medio ambiente en cada uno de los sitios donde se ubican nuestras bodegas y mantenemos una relación muy cordial y de profundo respeto con los agricultores, con nuestros vecinos y con nuestros colegas.
En cada una de las zonas donde tenemos bodegas disponemos de viñedos propios y además compramos uva a los agricultores de la zona por lo que nuestra relación con ellos es, en muchos casos, ya una relación también de amistad.

R.G.: Nos consta que Juan Gil invierte de nuevo los beneficios generados en la empresa a través de la creación de nuevas bodegas, inversiones en I+D+i, mejoras en instalaciones, departamentos de producción. Díganos, ¿cuál es la filosofía de la empresa en este sentido?
M.G.: Entendemos que una empresa que no invierte es una empresa sin futuro, la inercia y la demanda del mercado nos hacen ser muy activos en este campo. Tenemos que estar muy atentos a la demanda y exigencias de los consumidores. Nuestros vinos deben tener unos altos parámetros de calidad y para ello necesitamos una materia prima de calidad, cuidar, cultivar adecuadamente los viñedos, hacer una rigurosa selección de la uva, y elaborarla en las mejores condiciones posibles y esto también requiere de un esfuerzo humano, económico y de investigación importante. Nuestras instalaciones, todas climatizadas, están perfectamente adecuadas para la elaboración y conservación de los vinos y disponemos de un parque de barricas con una selección de las mejores maderas de roble francés y americano para la crianza.




R.G.: Para los lectores que no conozcan sus vinos, que hoy en día serán muy pocos. Para esos, ¿podría decirnos cuáles son las características/cualidades de los vinos de Juan Gil Bodegas Familiares? 
M.G.: El primer objetivo es que nuestros vinos no dejen indiferente al consumidor. Son vinos bien constituidos y estructurados, armónicos y con mucha fruta, maduros, equilibrados y muy agradables de tomar, en los que la relación calidad/precio es un atractivo más, nuestro interés principal es dar el mejor vino posible al menor precio posible.

R.G.: Al cumplirse este centenario desde Revista Gastrónomo nos preguntamos cómo cree que será la empresa dentro de otros cien años. Puede que cien años sean muchos, pero díganos ¿hacia dónde se dirige su empresa en un futuro más cercano?
M.G.: Hemos crecido mucho en poco tiempo, tenemos que afianzar todavía más lo que ya tenemos, crear nuevos proyectos, si entendemos que el mercado lo demanda, evolucionar y crecer de acuerdo a los tiempos manteniendo nuestra filosofía de trabajo, nuestro interés por la calidad y el respeto y fidelidad a los consumidores. Sí, cien años es mucho tiempo. Pensando en un futuro más cercano me conformaría con saber transmitir el mismo amor y la misma pasión por el vino y la tierra que a nosotros nos ha llegado de nuestros antecesores. Si sabemos hacerlo, seguro que alguien celebrará los 200 años de Juan Gil.

Juan Gil, 100 vendimias en familia



Juan Gil Bodegas Familiares es un grupo bodeguero centenario, que inició su andadura en 1916. Fiel al principio de “hacer un buen trabajo y llevar con orgullo el nombre de su marca”, hoy el Grupo está integrado por 10 bodegas en 8 Denominaciones de Origen, con 1.400 hectáreas de viñedos que gestiona en propiedad. Produjo en el pasado ejercicio 8,2 millones de botellas, de las que el 75% se exportan a más de 40 países. Con una plantilla media anual de 150 personas, alcanzó el pasado año la cifra de 31 millones de euros de facturación.

Por Joaquín Reyes.


Juan Gil Bodegas Familiares es un grupo bodeguero centenario, cuyas raíces se remontan a la Bodega Juan Gil de Jumilla, fundada en 1916 por Juan Gil Jiménez. En el mismo centro de Jumilla, surgió la bodega centenaria, cuyos primeros vinos se elaboraron con uvas procedentes de viñedos situados sobre suelos pedregosos y calizos sometidos a un clima extremo. Esta bodega fue el germen del actual Grupo Juan Gil Bodegas Familiares. Con ella empezó a construirse un sueño. A lo largo de un siglo, la pasión ha seguido transmitiéndose de padres a hijos durante cuatro generaciones. Y la filosofía del bisabuelo está más viva que nunca: “Hacer un buen trabajo y llevar con orgullo el nombre de su marca”. Juan Gil Guerrero, hijo del fundador, primero, y su nieto Juan Gil González, después, mejoraron y consolidaron la bodega, aplicando los conocimientos tradicionales del oficio transmitidos de padres a hijos. Actualmente, la cuarta generación que enlaza la tradición con la revolución técnica, es la que recoge los frutos del trabajo de sus predecesores y lleva a cabo el gran relanzamiento.

La década prodigiosa del 2000
El primer gran salto en la historia del Grupo se produce a finales de 2001, cuando Miguel Gil Vera, junto a su hermano Ángel, definen el relanzamiento de la bodega. Inicialmente, Miguel se hace cargo del proyecto para impulsar y modernizar la originaria Bodega Juan Gil y crear Bodegas El Nido. Pronto se incorpora también al nuevo proyecto su hermano Ángel y en esos años, entre 2002 y 2005, se logra triplicar la facturación y salir con notable éxito a mercados exteriores. En 2004 ya se venden en Estados Unidos más de 75.000 botellas del vino Juan Gil 12 meses de la añada 2002. La penetración en el mercado americano avanza y los esfuerzos dan sus resultados. Parker escribe sobre el Juan Gil 12 meses que es “un gran burdeos a mitad de precio”. El Nido 2002 logra 96 puntos Parker y El Nido 2004 le supera, alcanzando algo que nadie habría imaginado poco tiempo antes: 99 puntos Parker, una puntuación que muy pocos vinos españoles habían conseguido hasta entonces. Este vino es resultado de la colaboración, en 2001, entre la Familia Gil y Chris Ringland, uno de los mejores enólogos australianos. El Nido sería el primer vino de Jumilla en figurar en la historia como uno de los diez mejores vinos de España. La penetración comercial en mercados exteriores continúa a buen ritmo –los vinos de la Familia Gil se venden en más de 40 países- y las cifras de exportación no paran de crecer. Paralelamente, en España, la Familia desarrolla una fuerte estrategia de expansión, creando nuevas bodegas en otras denominaciones de origen interesantes. El Grupo empieza a crecer con fuerza a lo largo de toda la década de los años 2000. Tras El Nido, primero llega Can Blau en 2004, en la denominación Montsant; luego Ateca en 2005, en Calatayud; en 2007, nace Atalaya en Almansa; en 2008, Tridente en Zamora y Shaya en Rueda. Este gran esfuerzo de expansión en nuevas bodegas supone, entre los años 2001 y 2008 una cifra global de inversión de 18,5 millones de euros.



Y el sueño continúa
En 2013, Juan Gil Bodegas Familiares sigue su crecimiento con Lagar da Condesa, en Caldas de Reis en Pontevedra, y hace apenas un año inicia la construcción de Morca en Campo de Borja, en Zaragoza, una bodega que ya está a punto de comercializar sus nuevos vinos. El último proyecto del Grupo es una inversión en curso para la construcción de una nueva bodega en El Priorato, que estará finalizada este año. Estos proyectos, los ya realizados entre 2013 y 2015 y los en curso para 2016, amplían las cifras de inversión de la Familia en 43,5 millones de euros más. Y el sueño continuará, quizás con bodegas en Rioja y Jerez. 

Las grandes cifras del grupo
En la actualidad, y tras el fuerte impulso capitaneado por la cuarta generación, Juan Gil Bodegas Familiares ha desarrollado y consolidado un gran Grupo integrado por diez bodegas en ocho Denominaciones de Origen –Jumilla, Montsant, Calatayud, Almansa, VT Castilla y León, Rueda, Rías Baixas y Campo de Borja-, y que gestiona como propietario más de 1.400 hectáreas de viñedos. La producción del año 2015 fue de 8,2 millones de botellas, de las que el 75% van destinadas a la exportación a más de 40 países, con gran predominio de los Estados Unidos, mercado en el que están presentes desde principios de la década del 2000. El restante 25% (unos 2 millones de botellas) van al mercado nacional. Juan Gil Bodegas Familiares emplea una plantilla media anual de unas 150 personas y en el pasado ejercicio alcanzó los 31 millones de euros de facturación.
Viejas viñas y nuevas técnicas para vinos excelentes
Las bodegas han sido diseñadas para operar como instalaciones sostenibles, de acuerdo con la filosofía de la familia, basada en los principios de sostenibilidad, eficiencia energética y aprovechamiento de los recursos, que marcan la actividad a lo largo de todo el ciclo productivo. Una filosofía que responde a la necesidad de buscar siempre la excelencia en procesos y productos. Como ejemplo de eficiencia energética, Cellers Can Blau, en El Molar en Tarragona, es una bodega sostenible, 100% autónoma energéticamente, un referente de autonomía energética y sostenibilidad medioambiental, que se autoabastece con un sistema de energía solar y el apoyo de grupos electrógenos, y que alcanza un ahorro estimado anual en consumo energético de unos 15.000 euros y evita al año 66 toneladas de emisiones de CO2. 
La ubicación de las bodegas junto a los viñedos facilita el seguimiento de la evolución de la uva, cuestión de vital importancia para la calidad de los vinos. En su interior, todas las bodegas de la Familia Gil albergan la más moderna tecnología vitivinícola, con un riguroso control de la temperatura de vinificación, depósitos de acero inoxidable y excelentes condiciones en todo el proceso, que garantizan los altos niveles de calidad por la que los vinos del Grupo han obtenido un gran reconocimiento nacional e internacional. El Grupo está organizado para operar con todos los “oficios” centralizados, con departamentos comunes en las diversas funciones (administración, recursos humanos, vendimia-agricultura, calidad, logística, comercial…), lo que permite alcanzar una gran eficiencia en los procesos.

Un selecto grupo de enólogos
A la cabeza del equipo de enólogos de Juan Gil Bodegas Familiares se encuentra Bartolomé Abellán, enólogo de Bodegas Juan Gil y coordinador técnico del resto de las bodegas. Completa el elenco de enólogos, Chris Ringland en El Nido, Nuria López en Can Blau; el australiano Michael Kyberd en Ateca; el australiano de origen español Frank Gonzales en Atalaya, Tridente y Morca; Belinda Thomson como directora técnica y el neozelandés Alistair Gardner como segundo enólogo en Shaya, y David Landin en Lagar da Condesa.

15/1/17

Salzillo Tea&Coffee diseña el Café del Jubileo de Caravaca de la Cruz


Se trata de un ‘blend’ 100% ecológico y de comercio justo, que ya se puede degustar cerca de una treintena de establecimientos de la Región


El tostadero murciano Salzillo Tea & Coffee ha diseñado el café del Jubileo, se trata de ‘El café del camino’, un nuevo blend que nace para acompañar al peregrino con motivo del Año Jubilar y del Camino de Caravaca de la Cruz.

Es un café 100% ecológico y de comercio justo, que ya se puede degustar en más de una treintena de establecimientos de hostelería de la Región, así como otros puntos de España.

El alcalde de Caravaca, José Moreno, destacó que “se trata de la primera vez en la historia que una empresa murciana crea un café especialmente con motivo del Jubileo, y esperamos de miles de peregrinos se lleven, entre su abanico de experiencias turísticas, culturales y gastronómicas, el aroma de Salzillo Tea & Coffee”.

Por su parte, el responsable de Expansión de Salzillo Tea & Coffee, Antonio Pellicer, explicó que “hemos apostado por un café que destaca por sus aromas de flores silvestres, azahar de naranjo y flor de almendro, y estamos seguros que el cliente apreciará su elegante cuerpo y el sabor a avellanas y chocolate”.

Asimismo, recalcó que “nuestro departamento de diseño ha creado piezas únicas, como una nueva línea de infusiones en formato pirámide, botes herméticos, una taza de cristal, servilleteros o sobres de azúcar para conmemorar esa fecha marcada en rojo en el calendario para miles de peregrinos”.

Salzillo Tea & Coffee presentó, en un acto celebrado en la antigua iglesia de la Compañía de Jesús de Caravaca, una taza de cristal destinada al café ‘espresso’, el café cortado y el café con leche en hostelería. Así como vasos térmicos de papel para llevar, envases metálicos para el café, dispensadores de servilletas, sobres de azúcar y porta edulcorantes. También dio a conocer la campaña de publicidad para dar difusión a este novedoso blend, que tendrá eco en Internet, televisión, radio y prensa escrita.

Este café se puede degustar desde el pasado 8 de enero en los mejores establecimientos de hostelería de la ruta y la ciudad de Caravaca. Asimismo, está disponible, en grano y molido, en la red de tiendas de Salzillo Tea & Coffee en España y en la web www.cafes-salzillo.es. Al acto acudió una representación de la hostelería del noroeste de la Región.

12/1/17

GASTROTEA 2017




ASTEAMUR presenta, su quinta edición 2017, GastroTEA, una Jornada Solidaria de Alta Cocina, que será el evento culinario del año.

GastroTEA está organizada por ASTEAMUR, con la colaboración especial de la Asociación de Cocineros AMURECO y la Escuela De Hosteleria y Turismo Murcia, para el desarrollo de la misma, contamos con la desinteresada participación de un referente de la cocina mundial como es Joan Roca, reconocido chef catalán que cuenta con 3 estrellas Michelin en el Restaurante El Celler de Can Roca en Girona, y considerado como mejor restaurante del mundo en 2015 en la The Word´s 50 Best Restaurants, según la revista londinense “Restaurant”.

GastroTEA, con la participación en ediciones anteriores de Andoni Luis Aduriz (2* Michelin), Eneko Atxa (3* Michelin) y Paco Pérez (5* Michelin), se ha convertido en el evento gastronómico solidario más importante de la Región.

GastroTEA, persigue una finalidad social: Recaudar fondos para financiar las intervenciones terapéuticas, destinadas a la integración y a la mejora de los niños con trastorno del espectro autista, pertenecientes a ASTEAMUR. Acrecentar la presencia de ASTEAMUR en la sociedad y fomentar la concienciación sobre el autismo.




GastroTEA consta de tres eventos:
Show Cooking en el Teatro Circo de Murcia con la destacada participación de Joan Roca, al que le acompañarán Diego Gallegos (Restaurante El Sollo – 1* Michelin), David López (Restaurante Local de Ensayo), Pablo González (Restaurante La Cabaña -1* Michelin-), Samuel Ruiz (KOMƎ), Antonio Alcaraz (Restaurante Los Churrascos) y Encarna López (Restaurante Hotel rural el Molino del Río).

Taller de cocina con niños de ASTEAMUR.


Cena de Gala Solidaria de ASTEAMUR en el Restaurante La Casa de la Luz, con un menú diseñado y elaborado por el equipo de El Celler de Can Roca, donde realizarán la «mise en place», y lo trasladaron hasta Murcia. El equipo de El Celler de Can Roca y Joan Roca, contarán con los medios e infraestructuras necesarias, así como con el apoyo de profesionales de AMURECO y Escuela de hosteleria de Murcia. Con anterioridad a la cena se servirá un cóctel de bienvenida elaborado por miembros de AMURECO.





PROGRAMA

09:30 h. Acto de bienvenida
Nani Martínez de Haro. Presidenta de ASTEAMUR
Conchita Ruiz Caballero. Concejala de Derechos Sociales del Ayto de Murcia
09:45 – 10:15 h. Antonio Alcaraz
Restaurante Los Churrascos
10:20 – 10:50 h. Encarna López
Restaurante Hotel rural El Molino del Río
10:55 – 11:25 h. Samuel Ruiz
Restaurante Kome
Restaurante La Cabaña de la Finca Buenavista
Restaurante Sollo // Restaurante Local de Ensayo
12:10 -12:40 h. Joan Roca (3* Michelin)
Restaurante El Celler de Can Roca



17:30 – 19:00 h. Taller de cocina con niños de ASTEAMUR con Joan Roca


20:30 h. Cóctel de bienvenida ofrecido por cocineros de AMURECO.
21:00 h. Acto de bienvenida
Entrega de menciones y galardones
21:15 h. Cena benéfica, con menú diseñado y elaborado por la ocasión por Joan Roca y su equipo del Restaurante El Celler de Can Roca